Tú y yo coincidimos en la noche terrible

Armando Saldaña Morales

"Él no le debía nada a nadie"

Cuando la tarde del 4 de mayo del 2015, uno de los periodistas que labora en Tierra Blanca recibió una llamada solicitándole datos sobre el hallazgo de un cadáver en una zona ubicada entre Acatlán y Cosolapa, en Oaxaca,  lo primero que hizo fue marcar de inmediato el número de Armando Saldaña.

Armando era un periodista que conocía muy bien todo lo que pasaba en la zona de Córdoba, Tezonapa, Omealca, Cosolapa, Acatlán, y Tierra Blanca; por eso, como en muchas otras ocasiones, el reportero marcó primero al celular de Armando para saber qué datos tenía él, pero “Saldaña ya no contestó”.

Armando Saldaña Morales, periodista veracruzano quien trabajaba como reportero y locutor en el área de noticias de la radiodifusora La Ke Buena, en Veracruz, fue encontrado sin vida ésa misma tarde entre los canales de una parcela ubicada en la población de Rancho Tablas, en Cosolapa, municipio de Oaxaca.

Aproximadamente a las tres de la tarde, unos campesinos que trabajaban sus tierras notaron a lo lejos una camioneta blanca entre los predios y descubrieron en su interior el cadáver del comunicador, según reporta el diario veracruzano El Mundo de Córdoba. El cadáver presentaba muestras de tortura y cuatro impactos de bala. Su identidad se confirmó cuando los policías que cercaron la zona en espera del personal del ministerio público y periciales, encontraron una identificación a nombre de Armando Saldaña Morales.

Armando, de estatura baja y corpulenta, y tez morena,  se caracterizaba por su sonrisa fácil, su habilidad como conversador, su carácter tranquilo, su buen ánimo y su personalidad bullanguera, rasgos muy propios de “Saldaña”, como se le conocía.

Era domingo, pero eso no importa cuando no tienes un sueldo base, como era el caso de Armando, quien salió en busca de notas como hacía a diario. Con las campañas políticas en plena efervescencia de cara a las elecciones, “Saldaña” tenía mucho material que recabar para su programa La grilla, punto y debate; espacio radiofónico que conducía todos los sábados a las 14 horas. Ahí, frente al micrófono, comentaba, analizaba, criticaba, e invitaba a la gente a que participara para platicar sobre la política local y regional.

Saldaña decía lo que pensaba, aún y cuando fuesen temas delicados en la zona de Tierra Blanca, comenta uno de sus compañeros, “era un periodista muy frontal, daba información veraz muy fuerte, no se mordía la lengua”.

“No sabemos por qué lo mataron. Él no le debía nada a nadie”, expresó Marlen, hija del reportero.

Diferentes medios han publicando que Armando estaba investigando el tema de los ‘chupaductos’, pero esto es falso. En ocasiones, junto a sus compañeros de trabajo, daba a conocer los boletines de la PGR en los que las autoridades abordaban el tema del robo de combustible, pero nada más, explica uno de sus colegas. Después de 25 años de experiencia, Armando sabía que hay temas en Veracruz que no se pueden investigar por el altísimo riesgo que conllevan.

Debido a que el cuerpo del periodista veracruzano apareció en Cosolapa, Oaxaca, las autoridades de procuración de justicia de este estado fueron las encargadas de abrir una investigación en torno al caso. La Procuraduría del estado de Veracruz se apresuró a informar que no le correspondía investigar el caso de Saldaña, debido a que el cadáver apareció en el municipio oaxaqueño de Acatlán de Pérez, a diez kilómetros de la línea ‘fronteriza’ de Veracruz.

Se habla también de que el expediente iniciado por la muerte del periodista, podría ser entregado a la Procuraduría General de la República para que se encargue del caso, toda vez que se trata de un periodista. Además de la búsqueda de presuntos implicados en la muerte de Saldaña Morales; luego que se señalará que ya se tienen nombres y fotografías de los presuntos implicados.

Aún así, ni el gobierno de Veracruz, ni el de Oaxaca, ni la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), se ha acercado a su familia para darles información o alguna pista sobre el motivo por el que asesinaron al comunicador. Su familia incluso señaló que las autoridades oaxaqueñas no les habían entregado los resultados de la necropsia de Ley, ni el acta de defunción.

Armando Saldaña, de 52 años de edad, y quien colaboró para varios medios de comunicación de Veracruz como El Mundo de CórdobaEl Sol de CórdobaLa Crónica de Tierra Blanca y Radio Max; se ha convertido en una estadística más, es el periodista número 17 asesinado en Veracruz desde el año 2000 a la fecha; el 12 desde que Javier Duarte gobierna este estado.

Información adicional

  • Autor/a: Gabriela Montes Reyes
  • Bio autor/a: Comunicadora pública.

© NUESTRA APARENTE RENDICIÓN 2013

TPL_GK_LANG_MOBILE_TOP TPL_GK_LANG_MOBILE_SWITCH_DESKTOP