Tú y yo coincidimos en la noche terrible

HUGO ALFREDO OLIVERA CARTAS

El oficio entre bomberos

 

“En la colonia Cristóbal Colón, cerca del palenque, hay fuego”. El bombero que contestó el teléfono suena la alarma. Los rescatistas suben al camión. La madrugada del 13 de julio de 2010, en el municipio michoacano de Apatzingán, la penumbra se interrumpe. Hugo Alfredo Olivera Cartas, editor del diario local El Día de Michoacán y dueño de la agencia de noticias ADN, no cubrió la noticia.

Hugo conocía bien el significado de esa alarma. Desde los 3 años vivió entre el vaivén de cascos, escaleras y mangueras del Heroico Cuerpo de Bomberos y Protección Civil de Apatzingán donde trabajaba David Olivera, su padre. Era finales de los ochenta. Las llamadas de rescate menos frecuentes que en la última década. Pero nunca aplazables. Llamada: reacción.

A los 16 años Hugo dejó de mirar el vaivén para subirse a él. Terminó la secundaria, fue voluntario en el cuerpo de bomberos y estudió para paramédico. En una de esas le tocó hacer los reportes de los rescates. Sacó provecho de ello: habló con reporteros, fotógrafos y policías, compartió antecedentes y diagnósticos de víctimas, aprendió su lenguaje. Fuentes: información.

A partir de diciembre de 2006 las alarmas en Apatzingán se hicieron constantes. El presidente Felipe Calderón inició su carrera contra el crimen organizado con el Operativo Conjunto Michoacán. Hugo dejó de hacer rescates para informarlos. Suceso: escritura.

Cubrió la fuente policiaca para medios locales. En 2008 aumentaron los enfrentamientos violentos en la zona y más diarios lo buscaron. Fue corresponsal de La Voz de Michoacán y colaborador de la agencia Quadratín. “Un reportero dinámico, excelente contacto con la información policial; dicharachero por teléfono aunque parco en persona”, describe Isaac Reyes, jefe de información de Quadratín.

Con sus colegas Hugo era “gente”, sinónimo de buena persona en la región. Gente que los trasladó en su camioneta durante coberturas, que compartió información, que los guió en operativos. “Gente muy querida en la fuente policial”, describe Amada Prado, directora del portal La Primera Plana con base en Apatzingán.

“Hugo tenía un solo vicio”, recuerda su padre. “La obsesión por la información”. Llamada: reacción: fuentes: información: suceso: escritura.

Obsesión por la que abrió con su padre El Día de Michoacán y más tarde la Agencia ADN. Misma obsesión que lo llevó a responder una llamada el 5 de julio de 2010 alrededor de las 9h de la noche. Hugo salió del diario sin decir a dónde ni por qué.

Seis horas después de su salida, en una brecha que conduce de Apatzingán a Buenavista, se reportó una camioneta Ford Lobo abandonada, placas HA85093 y logos de la Agencia ADN. El propietario, Hugo Alfredo Olivera Cartas. La penumbra se interrumpe: En el asiento del conductor está el cuerpo de Hugo con tres disparos de bala calibre .32 en la cabeza. La cartera abierta en el asiento. Su reloj, celular y anillos, robados. Horas más tarde desconocidos irrumpieron las oficinas del Día de Michoacán y ADN para llevarse discos duros de computadoras y memorias con información.

David Olivera identificó y reclamó el cuerpo de su hijo en la Subprocuraduría Regional de Justicia de Apatzingán. Explicó a las autoridades que había un antecedente de violencia contra Hugo: el 18 de febrero de 2010 policías federales lo amenazaron y golpearon durante la cobertura de un operativo en la comunidad de Chiquihuitillo. Hugo presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH / MICH / 1 / 023 / 02 /10 -DI). Dicha queja fue delegada a la Comisión Nacional de Derechos Humanos por haber de autoridades federales inmiscuidas en el caso.

Hugo tenía 27 años, estaba casado, tenía dos hijos y siete medios hermanos. Su familia, en voz de su padre, decidió “echar tierra” a la investigación. “Que las cosas se queden como están”, optó David Olivares. “Hugo estaba dedicado a la información y a su familia. No andaba con miedo, hasta montaba a su hijo en su camioneta para enseñarle su trabajo”: Llamada: reacción: fuentes: información: suceso: escritura.

 

 

Información adicional

  • Autor/a: Mariana Linares Cruz
  • Bio autor/a: Periodista independiente y conductora de radio en México, D.F.

© NUESTRA APARENTE RENDICIÓN 2013

TPL_GK_LANG_MOBILE_TOP TPL_GK_LANG_MOBILE_SWITCH_DESKTOP