NUESTRA APARENTE RENDICION

Periodistas judiciales trabajando

Publicado en Marco Lara Klahr

Durante el último mes estuve en medio de un torbellino de trabajo relacionado con la profesionalización de decenas de quienes conformamos el subgremio de los periodistas policiales y judiciales. Pero esta vez no de las grandes ciudades, sino en especial de cuatro medianas: Jojutla, Cuernavaca, Cuautla [Morelos] y Juchitán [Oaxaca], que a su vez atraen colegas de municipios aledaños sin gran acceso a oportunidades formativas.

Los nietos de los revolucionarios retoman la revolución interrumpida.

El pasado 16 de noviembre Ures fue cede de la cuarta Asamblea de los Pueblos del Río Sonora en la cual, como en las otras ocasiones, los pobladores de los municipios afectados por el derrame de tóxicos en los ríos Bacanuchi y Sonora del 6 de agosto del 2014, se reúnen para hablar de las inconformidades que tienen. Las quejas de los afectados por el derrame van desde las que son por la falta de agua, hasta aquellas que son producto de la reflexión que deja detrás el haber sido afectado por un sistema negligente e irresponsable que  es capaz de arruinarle la vida a 22 mil personas sin sentir una pisca de remordimiento.

 

En estas asambleas aparecen humildes jornaleros con la virgen de Guadalupe como estandarte, vaqueros valientes que bajan la sierra para mostrar como el muro de contención de la presa de jales es de tierra y que está a punto de desmoronarse. Las asambleas sirven para que los habitantes de los pueblos se autoorganicen para buscar juntos soluciones a los problemas que comparten.

 

Uno de los aspectos que más les importa, es buscar el mecanismo para demandar a Grupo México y hacer valer sus Derechos Humanos. Para demandar a Grupo México han encontrado un aliado estratégica en la sección 65 del Sindicato Minero Nacional (SNTMMSRM), quienes ya tienen una demanda contra la empresa minera y puso a disposición de los pobladores del Río Sonora un lobby de abogados.

 

Los Derechos Humanos que se violentan por el derrame en el Río Sonora

La contaminación del Rio Sonora por parte de Grupo México afecta de manera directa y generalizada a los 7 poblados del Rio Sonora (Arizpe, Bacanuchi, Huépac, San Felipe de Jesús, Aconchi, Baviacora y Ures). Este hecho conjuga no solamente la irresponsabilidad de dicho grupo empresarial sino también  la complicidad del Estado Mexicano tanto por omisión como por acción.

 

Las afectaciones por el derrame no se limitan a las que padece únicamente el ambiente, las repercusiones también tocan de manera homogénea aspectos de ámbitos: sociales, económicos, laborales y de salud. En este escenario la lectura que da la defensa de los Derechos Humanos de las personas afectadas, nos permite ver cómo es que la privación del vital liquido afecta directamente el derecho fundamental a la vida de los ciudadanos y por ende a la de los pueblos; ya que el principio de interdependencia de los derechos humanos, consiste en que todos los derechos se encuentran vinculados entre sí, de tal manera que, la transgresión hacia uno solo de los derechos como es el caso del derecho al medio ambiente sano, impacta de manera directa a otros derechos.

 

La primea conferencia internacional sobre ambiente en Estocolmo, Suecia en 1972, establece en su declaración el fundamento para vincular los derechos humanos con la protección legal del ambiente. Después la asamblea general de la ONU establece que todos los “individuos tienen derecho a vivir en un ambiente adecuado de salud y bienestar”

 

Actualmente cerca de 130 constituciones alrededor del mundo han se han modificado para establecer obligaciones estatales para proteger el medio ambiente. En México la reforma constitucional de 2011 establece este derecho en el artículo 4, el cual se relaciona con el Protocolo de  San Salvador en su artículo 12 y el pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en su artículo 11. La contaminación actual del Río Sonora  ya viene de años atrás, la cual no fue prevenida ni atendida a tiempo a pesar de que la misma Comisión Nacional del Agua ha advirtió sobre los graves niveles de contaminación, los cuales se encuentran fuera de la norma oficial.

 

Antecedentes históricos de los derrames e incidentes ocurridos en la minería de cielo abierto en Cananea

Históricamente la minería a cielo abierto ha registrado incidentes que deterioran el medioambiente. En el caso de Sonora podemos ver que este tipo de minería tiene un historial bastante amplio de derrames que afectan a los ríos próximos a las minas. En el caso de la mina de Cananea, la cual ha tenido varios concesionarios, los derrames han contaminado al río Sonora, Bacanuchi y San Pedro en más de una ocasión. Por lo anterior, el derrame acontecido el 6 de agosto del 2014 no es un incidente aislado, es parte de una cadena de incidentes que ya se habían advertido y que se pudo evitar si antes se hubieran establecido medidas de no repetición.

 

La expropiación del mineral mediante el minado a cielo abierto en Cananea comienza entre las décadas de 1940 y 1960, y con esta aparece un conflicto por el uso de agua lamosa para fabricar cemento de cobre. Pero no es hasta 1983 que se da un derrame en el represo numero 3 de la mina de Cananea, afectando a los productores agrícolas y ganaderos de Bacoachi. Este derrame no tuvo la gran cobertura mediática como el que se dio el 6 de agosto del 2014, pero sus repercusiones en la vida de los pobladores de Bacoachi fue altamente impactante.

 

En 1994, teniendo Grupo México ya la concesión de la mina Buena Vista del Cobre, se dio un derrame en el Río San Pedro que afectó a los productores de esta cuenca, incluido aquellos que se encuentran en el lado norteamericano. Las consecuencias de este incidente llevó a que la mina Buenavista del Cobre reubicara la presa de jales a donde se encuentra actualmente, debido a que la presión que ejerció el gobierno norteamericano los orillo a esta medida de no repetición para beneficio de los norteamericanos. 

 

Entre el primer derrame importante que afecto a los agricultores y ganaderos de Bacoachi y el que se dio el 6 de agosto del 2014, las filtraciones a los ríos Sonora y San Pedro han sido una constante. La Universidad de Sonora ha registrado a través de estudios la calidad del agua en estos causes, encontrando que desde entonces la contaminación del río por filtraciones de la presa de jales ha sido una constante.

 

Es importante mencionar que en el 2007 estallo un conflicto laboral entre Grupo México y la sección 65 del Sindicato Minero Nacional (SNTMMSRM) que dirige Napoleón Gómez Urrutia, en donde las demandas de los trabajadores se centraban en las deficiencias de las medidas de seguridad, entre las cuales estaba la ubicación y las condiciones de la presas de jales que son las causantes de los derrames y filtraciones en los ríos.

 

En el 2008 Grupo México acabo con el contrato colectivo de trabajo por causa de “fuerza mayor” liquidando con un monto mínimo a 1,200 obreros, y reabriendo la mina Buena Vista del Cobre sin remediar ninguna de las carencias en medidas de seguridad que los obrero señalaron; en cambio se contrato un personal más dócil y desinteresado en las medidas de seguridad. Cuando el derrame del 6 de agosto se dio, Sergio Tolano, líder de la sección 65, recordó que el principal reclamo de sus agremiados eran las medidas de seguridad y que la posibilidad de un derrame como el acontecido lo habían advertido con anterioridad.

 

Los antecedentes y las advertencias por parte de los mineros de la sección 65, son elementos que nos advierten que el derrame del 6 de agosto del 2014 pudo haberse evitado con medidas de no repetición y mejorando las medidas de seguridad de las instalaciones de la mina. Es por este motivo que consideramos que el incidente del 6 de agosto del 2014 es producto de una negligencia premeditada por parte de Grupo México.

 

Valor histórico de la región

Entre las afectaciones por el derrame en los ríos Bacanuchi y Sonora también debemos contemplar el valor histórico y cultural de la región. Si bien la afectación en este valor no pone en peligro la vida de ninguno de los pobladores, si representa una pérdida a la memoria colectiva de los pueblos del Río Sonora, así como de los Sonorenses y Mexicanos.

 

La importancia del Río Sonora para la entidad radica que en sus orillas se formaron los primeros asentamientos de población criolla y mestiza. Siguiendo la ruta del Río Sonora fue que el Padre Eusebio Kino, a lo largo del siglo XVII, fundó las principales poblaciones de la región; las cuales con el tiempo serían donde se desarrollaría la cultura sonorense. Previo a esto, la región del Río Sonora ya estaba poblada por asentamientos Pimas, lo que al sumarse  hace que esta tenga un alto valor arqueológico.

 

Con el transcurrir de la historia, el desarrollo de las poblaciones a las riveras del Río Sonora, harán que de estas aparezca Arizpe como la primera capital del Estado de Sonora y que después Ures también sea nombrada capital antes que Hermosillo.

 

Entre las poblaciones de la región del Río Sonora esta Cananea, la cual alberga el ojo de agua de Arvayo que es de donde nacen los ríos de San Pedro, Bacoachi y Sonora, pero también es donde se ubica la mina Buena Vista del Cobre de Grupo México. La extracción de cobre ha sido una actividad económica de Cananea desde sus orígenes, ero es hasta el siglo XIX que esta población pudo obtener la categoría de Real de Minas y volverse en un motor de desarrollo en la región.

 

El 30 de septiembre de 1899, durante el porfiriato, William Cornell Greene funda y constituye la empresa “The Cananea Consolidated Copper Company S.A.” la cual catapulto al éxito minero de la entidad, con la extracción y tratamiento del cobre. Desde entonces el desarrollo de la región se dividirá entre la actividad minera y la relacionada con la ganadería y agricultura a las orillas del Río Sonora.

 

En 1906 Cananea se convertiría en el escenario de uno de los acontecimientos históricos que daría origen a la Revolución Mexicana. La Huelga de Cananea iniciada por 2000 trabajadores mineros que pedían ganar lo mismo que sus compañeros mineros norteamericanos ahora se recuerda con orgullo en la región, reconociéndose así como cuna de la Revolución.

 

La suma de todo lo mencionado con anterioridad hace que la región del Río Sonora tenga un gran  valor cultural e histórico, haciendo de sus poblaciones un legado para las futuras generaciones de sonorenses y mexicanos. Desafortunadamente el turismo histórico y cultural es algo que se ha explotado poco en la región y que ahora, con el derrame en el Río Sonora, parece ser una actividad económica con poco futuro. Por este motivo, la tragedia ambiental por el derrame contribuye al deterioro de un patrimonio histórico y cultural nacional.

 

 

México en el momento más oscuro: Edgardo Buscaglia

Un 26 de septiembre, seis asesinatos y 43 desapariciones forzadas de estudiantes de la escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, expusieron el horror de México y unificaron en un grito a miles de mexicanos que han salido a las calles desesperados, dolidos, hartos de la violencia y la mafia política-criminal, ¿el inicio de una revolución? ¿es esta la chispa que hacía falta?, ¿cómo redirigirla hacia un cambio?, ¿qué hacer con la rabia, la impotencia y el miedo?

El presidente del Instituto de Acción Ciudadana, Edgardo Buscaglia, asevera que para romper el impasse de violencia y corrupción política que vive México, ahora expuesto mundialmente, se requiere de un movimiento social con propuesta y de la presión internacional.

“La élite cuenta con que el tsunami de dinero va a acallar conciencias colectivas de europeos y norteamericanos ante el tsunami de sangre que vive México… esa presión internacional no llega, se intentan contrarrestar los apoyos internacionales a la sociedad civil y mientras tanto continúa la impunidad”, señala.

Asimismo insiste en la necesidad de crear un movimiento social organizado con propuesta y agenda, que supere las “marchitas espasmódicas” y la inacción.

“Hay que ir con una agenda de medidas, qué quieres que el estado haga; en México hay mucha sociedad civil fragmentada, aterrorizada y amenazada y de vez en cuando, cuando están hasta la madre salen a la calle a gritar, pero después vuelven a su casa y se quedan por uno dos años y no hacen nada, no hay un compromiso y eso tiene que cambiar…en el movimiento por los derechos civiles de Marthin Luther King, tenían todo un conjunto de leyes de acceso al voto que las redes sociales monitoreaban, reportaban y denunciaban cuando se violaban esos derechos”.

El investigador de la universidad de Columbia subrayó que el miedo colectivo ha estado en Italia y Colombia, donde asesinaron a cientos de miles, sin embargo la gente se organizó, paralizó el sistema económico y político y obligó a la élite a tomar medidas, producto de una gran presión internacional y social.

México en el momento más oscuro de su historia

El investigador describe al país sumergido en uno de los periodos más oscuros de su historia, incluida la Independencia, donde se han registrado en los últimos ocho años 145 mil 323 muertes relacionadas con la violencia — 23 mil 640 muertes en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto hasta enero del 2014—, más de 23 mil personas desaparecidas y la aparición habitual de fosas clandestinas que sólo en lo que va del año se han exhumado 192 cadáveres

“México está en un periodo muy oscuro, quizá el más oscuro de su historia, quizá incluida su independencia porque aún cuando hubo mucha violencia, había idearios y hoy, hay una gran mediocridad, una enorme corrupción política”.

Destacó que esta etapa es similar a la vivida por Colombia o Italia donde el punto de quiebre fue la organización social.

“Lo que hay ahora es un retorno de las mafias con la peor de sus caras, ya no están acostumbradas a un estado que las controle, como sucedía anteriormente, esa pax mafiosa, esa regulación colapsó con la transición a una futura democracia que no termina por llegar y esos vacíos de controles hicieron que esos grupos criminales deseen controlar pedazos del estado mexicano, donde estamos ahora”.

Indicó que la falta de sentencias condenatorias aplicadas a delitos complejos y las casi inexistentes extinciones de dominio vía judicial han generado que los grupos criminales aprendan a vivir cada vez más en la impunidad.

“La violencia es un aprendizaje, porque en el fondo la corrupción política que siempre existió en México desde hace muchas décadas, hoy está descontrolada; los grupos criminales compiten cada vez con más violencia. Han decidido capturar a pedazos del estado y a sus políticos y, para mantener ese poder, usan la violencia para destruir a grupos adversarios”.

Explicó que el caso Iguala, donde hay relación entre grupos criminales y gobiernos municipales, es un botón de muestra de la violencia que vendrá.

“Los chicos de la normal de Ayotzinapa ya venían siendo hostigados, asediados y asesinados desde el 2011 cuando mataron a dos de ellos; ese patrón de violencia sigue in crescendo, ahora hay 43 desaparecidos y serán más en el futuro en la medida que esos controles judiciales y patrimoniales no se comiencen a operativizar. Esto es una paradoja porque normalmente comienzan a funcionar cuando los políticos se ponen de acuerdo con que no va más el descontrol porque les costará la vida política a ellos”.

Silencio cómplice internacional

Asesor en lucha contra la delincuencia organizada, así como en reformas judiciales para diversos organismos internacionales y bilaterales en 109 países de África, Asia, Europa, Latinoamérica indica que las masacres y las fosas comunes en México son tan frecuentes como lo eran en Colombia en la década de los 80 y 90.

“En México hay un pacto que ya no es doméstico, es un pacto internacional, porque empresas poderosísimas alemanas, españolas, americanas, asiáticas, conocidas universalmente que forman parte del acuerdo económico que mantiene las reglas de juego donde están y eso hace que las presiones internacionales hoy no existan para México”.

Recordó que una parte fundamental para que Colombia limpiara su casa con la separación de 11 mil cuerpos de policía y su cloaca de corrupción política, al interponer procesos penales a casi el 63% del congreso por vínculos con redes mafiosas, surgió a raíz de la presión internacional y social de la gente en las calles paralizando el sistema económico.

“En México esa presión internacional no llega y mientras tanto continúa la impunidad; se aplican ‘medidas maquillaje’ como crear una gendarmería que no atiende las raíces de la violencia y corrupción política y se siguen tomando medidas para que la comunidad internacional no tenga críticas que de alguna manera impidan la entrada anual de 30 mil millones de dólares de inversión extranjera… cuando en la ONU, los casos se pasan a Nueva York al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General para tomar cartas en el asunto, México comienza a presionar, a repartir dinero y a prometer programas ONU para que ésta acalle su conciencia. Todo eso hace un círculo vicioso de impunidad que no se explica solamente por la élite sino una conspiración por omisión…”

Iguala… gota que podría derramar el vaso

-¿En México con el caso de los 43 estudiantes desaparecidos, hemos llegado a ese punto de inflexión?

-No, cuando lleguen ustedes la gente saldrá a la calle a paralizar el sistema económico o político, están de a poco llegando a la conciencia colectiva de que la situación no va a más, pero aún sigues viendo muchas excusas para no actuar, sigue el síndrome de la “reunionitis” donde la primera reacción de la sociedad civil es escribir un reporte, hacer una manifestación espasmódica y luego reuniones y ésa no es la experiencia que han dado los grandes movimientos pacíficos, olvídate de la revolución. Lo que ha ocasionado cambios y mejoras han sido siempre movimientos caracterizados por una parálisis pacífica del sistema económico y político por parte de un conjunto de ciudadanos que salen en la calle.

Para Edgardo Buscaglia la sociedad llega a su propio momento de conciencia colectiva, “no sé cuándo va a ser o cuando será la última gota, pero en Iguala estos jóvenes en realidad son héroes, sufrieron el embate de la violencia más extrema de políticos mafiosos, un municipio de entre los 63 y el 77 por ciento del país que están controlados e involucrados con las mafias”.

Peña Nieto, un gestor empresarial

-¿Cuál es el papel del presidente, es un observador, lucha contra el narcotráfico o da continuidad al sistema?

-Más que un presidente es un gestor empresarial, un grupo que lo inventó como imagen y políticamente y lo colocó en un país en un estado débil donde el pato Donald puede ganar las elecciones, claro: si el pato tiene dinero. Básicamente tienes a ese hombre en la silla presidencial en un país que alguna vez tuvo su dignidad política. El caso de Ayotzinapa como lo fue Tlatelolco es un punto de inflexión en la historia de México… todo lo que hay ahora, es un retorno de las mafias con la peor de sus caras.

-¿Se ha rebasado al estado?

-Sí, está rebasado; en algunas áreas funciona defectuosamente, pero en el tema de la seguridad, México ha perdido el control de sus fronteras, es un exportador de inseguridad hemisférica y las medidas que propongo en mi libro “Vacíos de Poder en México” son 26 políticas públicas y cada una implica detener a las mafias políticas hoy representadas por alcaldes o gobernadores, pero son ellos quienes se oponen a implementarlas. No lo hacen porque no se conozcan o porque no exista gente inteligente en México, lo hacen porque les quita espacios de discrecionalidad.

Se deben establecer unidades de investigación patrimonial autárquicas que operen en una red integral entre estados que puedan investigar políticos y sus patrones de campañas y eso significaría una pérdida… todas estas medidas limitarían a la delincuencia organizada en su capacidad de generar violencia, pero son difíciles de implementar en condiciones como las actuales.


Sociedad organizada con agenda de cambio

Buscaglia insiste en la sociedad organizada con propuesta y seguimiento como uno de los factores que logre sacar a México del impasse de violencia en que está sumergido.

“Hay que ir con una agenda de medidas, qué quieres que el estado haga, primero rescatar a los partidos a través de una ley electoral, que los candidatos sean realmente elegidos por un voto popular abierto; que los financiamientos de campaña provengan totalmente del estado para evitar que entre dinero privado; recuperar a sus partidos de la corruptela de los caciques, para que éstos no representen una carrera mafiosa, sino un servicio público hacia futuro.

Segundo, frenar la corrupción política, que no es un término jurídico, hay que definir el tráfico de influencias, malversación de fondos y conflicto de intereses, son los tres delitos más comunes entre los políticos que no es el soborno, tercero, asegurarse de que exista una investigación patrimonial que comience a decomisar y a extinguir los dominios.

Buscaglia insiste como lo ha propuesto en otras ocasiones, en crear una ley que permita la reasignación social de bienes decomisados que hace que todos los inmuebles y muebles en manos de la mafia, sean reasignados para atender a las víctimas y a la rehabilitación, una política social que no existe y que no tiene la mayor parte de Latinoamérica.

“Eso forma parte de un tsunami de inversión pública a las áreas deterioradas del tejido social y eso genera un revuelo en la sociedad; ese tipo de leyes hace que inmuebles no queden en manos del estado, sino que vayan a la sociedad civil, vigilados por redes con gente como Solalinde. La ley debe hacerse bien para que estos bienes decomisados se asignen a asociaciones civiles que hagan trabajo operativo de servicio a víctimas, migrantes, niños huérfanos, asesorías jurídicas y ese tipo de infraestructura física que va a organizaciones que rescatan pandillas, con enfermedades de adicción, es una gama enorme de servicios que hoy no se brindan”.

Lucha pacífica pero incesante

Edgardo Buscaglia subraya que el movimiento social en México debe ser generalizado y territorial en su implementación, “todo lo pacífico que logre impacto tiene una agenda de medidas, en Italia y en Colombia lo tuvo, rodearon a los Congresos que se vieron forzados a tomar medidas como introducir tipos penales más abarcativos, unidades de investigación patrimonial, y hasta que no se implementen las leyes la gente no se mueve”.

“En esos movimientos había redes sociales de ciudadanos con propuesta de cambio, eso hace falta mucho en México, tienes mucha sociedad civil fragmentada, aterrorizada y amenazada y de vez en cuando, cuando están hasta la madre salen a la calle a gritar, pero después vuelven a su casa y se quedan por uno dos años y no hacen nada, no hay un compromiso…pero eso tiene que cambiar y se cambia llegando a estos puntos de inflexión…lamentablemente la tragedia de Iguala se pudo haber evitado, en 2011 sucedió y no hubo un movimiento social en su momento para generar ese oprobio popular.

“Esperemos que ahora Ayotzinapa sea la chispa, pero no se debe bajar la guardia porque estas mafias políticas tienen a sus embajadores y diplomáticos tratando de neutralizar la presión internacional, saben quelas masacres y las fosas comunes son el principio del fin de su poder mafioso y por lo tanto, tratan de neutralizarla. Hay que luchar, es una lucha sin cuartel que en caso nuestro debe ser pacífica pero incesante”.



2006-2014: Nuestra crisis de derechos humanos

México padece una larga crisis de derechos humanos visible hoy a nivel internacional a causa de la desaparición forzada de 43 estudiantes de una escuela pública de Guerrero. Lo último que sabemos con plena certeza es que estos jóvenes pobres y de izquierda, en su mayoría hijos de campesinos, fueron detenidos por un grupo de policías la noche del 26 de septiembre de 2014 en una ciudad donde opera el esquema oficial Mando Único, bajo el cual ejército, policía federal, estatal y municipal actúan de manera coordinada.

¿Lo que sucedió en Iguala se trata de una excepción en nuestro país? Desgraciadamente la respuesta es no. 

Con mayor énfasis desde 2006 y hasta la fecha, numerosos ciudadanos, así como organizaciones sociales y políticas han sido víctimas de una constante e ilegal represión por parte del Estado mexicano. En aquel año en que gobernaba Vicente Fox Quesada, valdría la pena recordar que tres trabajadores del sindicato minero fueron asesinados por la policía mientras mantenían una huelga; por las mismas fechas, dos jóvenes murieron durante el asalto de la policía al pueblo de San Salvador Atenco, donde un centenar de detenidos fueron torturados brutalmente y una docena de mujeres agredidas sexualmente; en la ciudad de Oaxaca, más de 20 activistas opositores al entonces gobernador, murieron bajo las balas disparadas desde escuadrones ilegales. 

De 2007 a 2012, durante el sexenio de Felipe Calderón, la crisis humanitaria se recrudeció al incorporar el término Guerra del Narco a la narrativa oficial. Miles de asesinatos, desapariciones forzadas, actos de tortura y detenciones ilegales, así como decenas de masacres ocurrieron en completa impunidad. Entre estos caídos, hay otras decenas de estudiantes. Por ejemplo, Jorge Mercado y Javier Francisco Arredondo, quienes fueron asesinados por un comando del Ejército, el cual después de matarlos intentó dejar irreconocibles los restos de estos dos estudiantes ejemplares del Tec de Monterrey, mediante la desfiguración de sus rostros, además de presentarlos ante la prensa como supuestos integrantes de Los Zetas.  

En 2013 y 2014, ya con Enrique Peña Nieto en la presidencia, la masacre de Tlatlaya y de Iguala, son los hechos más visibles, pero la lista es larga y va desde otras masacres que han sido ocultadas, hasta cientos de detenciones ilegales de activistas en diversos puntos del país.

En esta crisis de derechos humanos que ha sido denunciada puntualmente desde hace tiempo por organizaciones no gubernamentales, académicos y periodistas, son responsables prácticamente todos los partidos políticos, contando con la complicidad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, sobre todo bajo la presidencia de Raúl Plascencia, cuya reelección en el cargo sería una broma macabra. 

¿Qué sigue? Es una de las preguntas que ronda el país en estos días. 

Si esta grave crisis de derechos humanos que se padece sigue creciendo, no es difícil llegar a la conclusión de que ésta se transformará, en algún momento, en una crisis social y política en la que miles de mexicanos agraviados entre 2006 y 2014 podrían hacer algo más inteligente y organizado que incendiar la puerta del abandonado Palacio Nacional.

 

 

 

 

Convocatoria: #YaMeCansé, por eso propongo...

Comparte una foto tuya y un mensaje que incluyan la frase #YaMeCansé, por eso propongo. Con tu foto y mensaje, crearemos postales físicas dirigidas a la sociedad mexicana, a todos los representates y funcionarios de gobierno y al Presidente Enrique Peña Nieto. Las postales se entregarán en Los Pinos y en el Congreso en eventos mediáticos que generen eco a nivel global. Además, se exhibirán y se leerán en voz alta en plazas y museos en México y el mundo para hacernos escuchar. A través de esta iniciativa podemos hacer visible y tangible que somos muchos los que estamos atentos y que no sólo estamos cansados de la violencia, la impunidad y la injusticia en México, sino que tenemos propuestas.

México en punto de inflexión: el gobierno mafioso y el Estado débil

México está en un punto de inflexión; es posible que las movilizaciones sociales, si se concentran en propuestas agudas que reformen las instituciones, impongan una agenda de cambio que realmente simbolice un pacto de seguridad, que venga de abajo hacia arriba y no desde arriba hacia abajo, como quiere el presidente Enrique Peña Nieto, señaló Edgardo Buscaglia, especialista en asuntos de seguridad y narcotráfico.

En este contexto, confió en que “ustedes puedan rescatar a su Estado“, y esto es posible si cambia su estructura.

En entrevista para Aristegui CNN, el investigador comentó que no se debe  confundir gobierno con Estado; indicó que el gobierno es mafioso, el Estado está débil y el rescate de un Estado por parte de la movilización se tiene que basar en propuestas concretas. Una propuesta concreta, indicó, sería limpiar las listas de precandidatos a las elecciones, que las listas no sean determinadas por los caciques de los partidos como sucede hoy.

Subrayó que el caso del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, es un botón de muestra; por ello consideró importante reformar la ley electoral, pues con el voto popular, abierto, habrá menos probabilidades de que los “Abarcas” formen parte de las listas.

Sostuvo que las autoridades tendrán que investigar quién estaba apoyando a Abarca para que fuera diputado federal el año que viene, “y me gustaría saber quién iba a financiar la campaña”; son, pues, muchas las preguntas que deben de resolver los fiscales, agregó Buscaglia.

“Si yo no veo que en dos o tres meses… el mapeo patrimonial y político del señor Abarca, porque el señor Abarca era solo un peón político, y no empiezo a ver a los alfiles, a las torres y a los empresarios que lo apoyaron. Entonces me gustaría ver un cerco a la PGR exigiendo respuestas. La sociedad civil no es la que va a limpiar al Estado, pero sí participa haciendo preguntas concretas”, expuso.

La delincuencia organizada en México es una delincuencia de Estado, sentenció.

Efecto dominó y crítica internacional

Buscaglia confió en que hay temas en el país que generan un efecto dominó, y activan los movimientos sociales, que “van a empezar a pegarle al corazón a la delincuencia de Estado“.

Refirió que el escritor argentino Jorge Luis Borges decía que los peronistas no eran ni buenos ni malos, eran incorregibles, “yo creo que se le aplica mucho a la élite política-empresarial mexicana, el mismo término, son incorregibles”. 

Insistió en que los pactos de seguridad son delineados por los pueblos, la sociedad civil, el clamor popular; los términos del pacto que ahora propone Peña Nieto -”otro incorregible”-es con el fin de mejorar la imagen ante los inversionistas internacionales, “que los están ablandando”.

Apuntó que ahora existe “una crítica del exterior hacia México“. Y recordó cómo varios medios de comunicación internacionales, entre ellos el periódico español El País de Grupo Prisa, con inversiones importantes en México, se distinguían por ausentarse “de toda esta tragedia, de todo este tsunami de sangre que viene aconteciendo en México desde hace años”.

“Periodistas de El País me decían ¿por qué criticas tanto a México?, no está tan mal… no está tan mal en Polanco, entonces existía un poco esa resistencia a reconocer”, expuso Buscaglia.

“En 2008 dije que iban a vivir niveles de violencia que no habían visto desde la Revolución Mexicana”, mencionó. 

Ahora, “ves a gente como Jorge Castañeda repitiendo lo que yo decía en 2010 , es algo muy interesante, me divierte escuchar a esta gente, porque te das cuenta de que los intereses que tienen ellos en mente son intereses económicos, que no necesariamente  son ilegales, pueden ser legales”.

“México es la joya de la corona para muchas empresas oligopólicas importantes, en el sector de telecomunicaciones, financiero, bancario y, por lo tanto, esta crítica aguda contra el régimen mexicano me da la sensación que corresponde con la típica estrategia empresarial, que antes de venir a negociar la compra-venta de un activo, normalmente te gusta ablandar, es algo que los empresarios hacen muy comúnmente”, consideró.

 

VEAN LA ENTREVISTA COMPLETA EN VIDEO AQUÍ

 

NUESTRA APARENTE RENDICION | 2010

Top Desktop version